top of page

Mito 5: "Los pensamientos suicidas siempre se deben a una enfermedad mental"


Mito 5: "Los pensamientos suicidas siempre se deben a una enfermedad mental"

Uno de los obstáculos más importantes para la Prevención Comunitaria del Suicidio son las creencias erróneas o mitos que circulan sobre el tema. En este Mes de la Prevención del Suicidio publicaremos, desde nuestro blog, una serie de artículos, basados en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, con el objeto de concientizar a la población sobre la falsedad de estas creencias.


Mito 5: "Los pensamientos suicidas siempre se deben a una enfermedad mental" FALSO

Otra forma de estigmatizar o de descalificar a las personas que tuvieron fantasías de muerte, pensamientos suicidas o intentos de suicidio es decir que son enfermos mentales. Este prejuicio dificulta la Prevención Comunitaria del Suicidio por varios motivos. En primer lugar, si bien la enfermedad mental, como cualquier otra enfermedad, no debería interpretarse en un sentido peyorativo, lo cierto es que a muchas personas les genera miedo o vergüenza ser calificados como enfermos mentales. Y si a esto le sumamos la falsa creencia de que los suicidas son todos enfermos mentales, esta combinación de prejuicios hace que muchas personas prefieran no hablar de sus fantasías de muerte o pensamientos suicidas cerrando de esta manera toda posibilidad de recibir escucha, contención o ayuda. Por otra parte, para quienes deberían prestar en primer lugar esa escucha, contención o ayuda, que son sin duda los contactos más cercanos, identificar al pensamiento suicida con la enfermedad mental hace que no se sientan preparados o no puedan acercarse a sus seres queridos como pares.


La realidad, relevada por la Organización Mundial, es que el suicidio y el pensamiento suicida no son enfermedades mentales ni tienen como requisito una enfermedad mental previa. Es cierto que la enfermedad mental aumenta el riesgo de suicidio, como también lo hacen otros Factores de Riesgo, pero aún en los casos en que haya una enfermedad mental previa, explicar el pensamiento suicida sólo en base a esta enfermedad es incorrecto. Como siempre aclaramos, el suicidio es multicausal, por lo que atribuirlo a una sola causa no solo es falso sino peligroso porque favorece los procesos de identificación e imitación. Además, aún en los casos en que exista una enfermedad mental previa, quien sufre una crisis emocional o pensamientos suicidas debería ser asistido por sus familiares o allegados como ser humano, no como un enfermo mental. Ver Asistencia a Personas en Crisis o con Pensamientos Suicidas.


Así como la enfermedad mental es, sin duda, un factor de riesgo para la conducta suicida, la discriminación por cualquier motivo también lo es. Deberíamos entonces ser cuidadosos en este sentido para no agravar la situación. No discriminar a las personas con enfermedad mental tratándolas de un modo diferenciado más allá de atender sus necesidades especiales y no usar a la enfermedad mental como excusa para discriminar a las personas con pensamientos suicidas.

 

Ver también:












81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page