top of page

Sentimientos propios del duelo por suicidio: Negación



Sentimientos propios del duelo por suicidio: Negación

La negación es una etapa normal en cualquier duelo. Cuando una persona a quien queremos mucho fallece por cualquier causa, especialmente cuando el deceso es repentino, nos cuesta adaptarnos a la idea de que ya no está. Despertamos imaginándola en su habitación, pensamos que es él o ella cuando escuchamos ruidos en la cocina y esperamos irracionalmente que en cualquier momento entre por la puerta. 


Esta fantasía de que quien murió sigue estando entre nosotros puede llegar a durar mucho tiempo y, como dijimos, se da en forma independiente de la causa que haya ocasionado la muerte. Sin embargo, cuando una persona cercana y querida fallece a causa de suicidio suele aparecer una segunda negación: ¿Realmente se suicidó? Nos cuesta aceptar que la persona a quien queremos y admiramos haya tomado esa decisión. 


Las adaptaciones del relato necesarias para sostener la negación pueden ser muy simples cuando los hechos mismos dan lugar a dudas. A veces basta con cambiar un verbo para eludir la intencionalidad: por ejemplo decir “se cayó” en lugar de “se tiró”. Otras veces se requieren cambios mayores. Por ejemplo: si sufría una enfermedad, atribuir la muerte a esa enfermedad. O decir que nuestro ser querido murió de un paro cardíaco sin mencionar los hechos previos que lo provocaron. En muchos casos estos relatos son creados para los otros ,la vergüenza es otro sentimiento frecuente del que hablaremos luego, pero, cuando la negación se impone, terminamos creyéndolos. El relato alternativo se convierte en una estrategia para sostener la negación del suicidio.


La negación de la propia muerte suele ir perdiendo fuerza bajo la evidencia incontrastable de que nuestro ser querido ya no está. En cambio, la negación del suicidio como causa de muerte puede incluso fortalecerse al pasar los meses y los años. El relato alternativo que armamos podría ir cobrando fuerza hasta tomar el valor de “verdad”. Puede suceder que al hablar de la muerte de un ser querido a causa de suicidio con familiares o amigos en común cuenten los hechos de una forma diferente, en algunos casos sin mencionar al suicidio como causa de muerte. La muerte de un ser querido a causa de suicidio suele ser un evento tan traumático que activa todo tipo de mecanismos de defensa. Por ese motivo debemos ser condescendientes con las interpretaciones alternativas de los hechos. Estos relatos podrían ser la única manera que pudo encontrar el doliente para procesar lo sucedido.


 

Ver también:






196 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page