top of page

Mitos frecuentes entre supervivientes a la muerte de un ser querido por Suicidio: Mito 8


Mitos frecuentes entre Supervivientes a la muerte de un ser querido por Suicidio: Mito 8

Justificación: Otro motivo muy frecuente por el que muchas personas y familias ocultan el suicidio de un ser querido es la vergüenza. Como el suicidio es un tema tabú del que no se suele hablar, la desinformación es muy profunda. Muchos creen que se trata de un fenómeno que rara vez ocurre y suponen que solo podría pasar en familias muy disfuncionales o en personas con serios problemas mentales. Por eso, cuando nos toca a nosotros la muerte de un ser querido a causa de suicidio, quedamos desorientados, nos preguntamos por qué nos pasó justo a nosotros, por qué ocurrió en nuestra casa. Ni siquiera imaginamos que es una de las causas de muerte más frecuentes y que le puede pasar a cualquiera. Todos nuestros prejuicios se nos vuelven en contra. Imaginamos a nuestros vecinos comentando, “qué clase de locos viven en esa casa?” O bien: “seguro que no lo supieron cuidar”. En momentos de dolor preferimos ahorrarnos esas acusaciones, para lo cual decidimos ocultar las verdaderas causas de la muerte.


Consecuencia: El ocultamiento no solo impide a familiares y amigos canalizar su dolor de la forma más natural que es hablar de lo que nos pasa, sino que, además, refuerza el tabú que pesa sobre el tema del suicidio bloqueando la posibilidad de que otras personas, que podrían estar transitando situaciones difíciles en sus vidas, puedan pedir ayuda hablando de sus fantasías de muerte o pensamientos suicidas. Ambos efectos solo aumentan el riesgo de suicidio para familiares y allegados supervivientes a la muerte de un ser querido a causa de suicidio.


Realidad: Si bien es cierto que, a pesar de todo el trabajo de difusión y concientización que realizaron las asociaciones civiles para la prevención del suicidio y los grupos de supervivientes, el tabú sobre el tema del suicidio aún persiste, por lo que algunas personas, por ignorancia o falta de empatía, podrían responsabilizar o culpar a los supervivientes por el suicidio de su ser querido. De a poco esta realidad está cambiando. Cada vez son más las personas que comprenden la situación de los supervivientes y están dispuestas a brindar escucha, contención y acompañamiento sin juzgar a los familiares o allegados. Aún así, si creemos que en nuestro entorno cercano podrían no entendernos o incluso lastimarnos con sus comentarios, hablar de lo que nos pasa y lo que sentimos al respecto sigue siendo necesario. Por eso, en estos casos, recomendamos acudir a un terapeuta, un religioso u otra persona que pueda escucharnos sin prejuicios; o bien participar de un grupo de duelo o grupo de ayuda mutua para personas afectadas por el drama del suicidio.


 

Ver también:










127 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page