top of page

Mayores tasas de suicidio en el país más feliz de latino-américa


Mayores tasas de suicidio en el país más feliz de latino-américa


Uruguay cambió mucho en las últimas décadas, su economía se modernizó y los jóvenes encuentran trabajos mejor remunerados en las ciudades. Pero no todas son buenas noticias. A pesar de todo ese progreso, que sin duda mejoró la calidad de vida de su población hasta convertirlo en el país de latino-américa con mayor índice de felicidad, las tasas de suicidio se dispararon duplicando las de sus vecinos. En una nota de infobae se analiza este fenómeno relacionándolo con la migración de jóvenes de las áreas rurales a las ciudades dejando solos a sus mayores. Ver nota en Infobae: https://www.infobae.com/economist/2023/11/26/por-que-hay-tantos-suicidios-en-uruguay/

Sin embargo, la paradoja de países felices con tasas de suicidio altas ya se estudió en otros países, y hasta se le dio un nombre: "dark contrast" o contraste oscuro, haciendo referencia a que cuando una población progresa en términos económicos o de calidad de vida, por lo general, este progreso no es uniforme. Algunos se benefician mucho con los frutos del crecimiento económico mientras que otros quedan estancados o incluso se ven perjudicados por no adaptarse a los cambios con suficiente rapidez. Las redes sociales, que son un fenómeno relativamente nuevo, no hacen más que enfatizar este contraste. Los nuevos ricos, e incluso quienes aspiran a serlo, se encargan de mostrar vacaciones, fiestas, moda, cenas y todo lo que pueden comprar desde su nuevo estatus.  Los menos favorecidos no suelen ver las diferencias entre estas imágenes y su propia realidad como una injusticia del sistema sino como un fracaso personal, se sienten frustrados por su propia incapacidad para subirse al tren del éxito, se sienten avergonzados y se aíslan socialmente. El aislamiento y la frustración, sumados a otros factores de riesgo de la conducta suicida, son campo propicio para que los pensamientos suicidas aparezcan.


Hasta aquí es solo una descripción de lo que sucede en países que progresan rápidamente, y también, aunque en menor medida, en todos los países. La pregunta es: ¿qué hacemos con esto? Frenar, o incluso cuestionar el progreso social y en la calidad de vida de algunos para que otros no se sientan frustrados no parece posible y ni siquiera justo. Pero debemos saber que las situaciones de contraste económico y social aumentan el riesgo de cometer suicidio de los más desfavorecidos, y especialmente de aquellos que ya se encuentran en una situación de vulnerabilidad por otros motivos. Lo ideal sería que el progreso económico de la comunidad se vea acompañado de un mayor progreso en las habilidades sociales, especialmente en empatía, y en dispositivos comunitarios de escucha y contención. Esa es la misión de Hablemos de Suicidio ONG: Promover espacios de escucha, contención y acompañamiento donde las personas afectadas por pensamientos suicidas puedan contar lo que les pasa y descubrir que no están solas. Descubrimos además que para acercarnos al otro no siempre es necesario compartir momentos felices, también, y especialmente, desde lo que nos aflige podemos construir vínculos muy sólidos.

Una sociedad diferente donde las personas puedan disfrutar de la calidad de vida que se puede comprar desde el progreso económico sin renunciar a la calidad de vida que nos aporta en forma gratuita la cercanía emocional de un otro, es posible.

 

Ver también





223 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page