top of page

El poder del “Nosotros” frente al pensamiento suicida


El poder del “Nosotros” frente al pensamiento suicida

Si bien cada persona con pensamientos suicidas es única y diferente, como también lo son sus historias, sus situaciones y sus sentimientos al respecto, después de haber escuchado cientos de testimonios podríamos decir que siempre, o casi siempre, hay al menos dos elementos comunes: el sufrimiento y la soledad. O, mejor dicho, la soledad frente al sufrimiento, ya que el sufrimiento por sí solo es propio de la vida humana y, de hecho, hay personas que han padecido cuotas muy altas de sufrimiento sin pensar nunca en el suicidio.


Es necesario explicar mejor a qué nos referimos con soledad frente al sufrimiento. No hablamos de estar solo o sola, hablamos de un sentimiento de soledad que pueden transitar también personas que viven en familia, incluso en el seno de familias muy presentes y contenedoras. La cuestión, y esto lo sabemos muy bien quienes lo hemos pasado, es que hay sentimientos que son difíciles de compartir. Sentimos que los demás no podrán comprender lo que nos está pasando y el dolor que nos produce; hasta llegamos a pensar que no les importa. Si estos sentimientos y pensamientos son reales o no, pasa a ser irrelevante. Poco a poco nos vamos aislando y terminamos en completa soledad frente a un sufrimiento que nos sobrepasa.


Llegando a este punto, es poco lo que la familia o los amigos pueden hacer, y con mucha frecuencia ni siquiera se enteran. Nos sentimos solos en nuestra soledad: fingiendo que estamos bien, a veces mostrándonos alegres o divertidos. Nuestra soledad interior nos pesa y nos avergüenza.


Lo que necesita una persona con pensamientos suicidas que se está enfrentando en soledad a su sufrimiento es un “nosotros” en el que refugiarse. Un espacio dónde su sufrimiento sea comprendido, dónde no sea juzgado, dónde sea aceptado como un par, dónde nadie le diga “no pienses esas cosas” dónde encontrarse con personas que lo entienden porque atravesaron situaciones similares. Ese es el objetivo de los Grupos de Ayuda Mutua para Personas Afectadas por el Drama del Suicidio que organiza Hablemos de Suicidio ONG.


La familia, los amigos y los profesionales de la salud mental tendrán su rol en la recuperación, de eso no hay duda, pero primero es necesario que el afectado se reconecte con la vida y con el mundo. Para eso es necesario que se encienda una chispa en su interior, una rendija de luz, una pequeña esperanza que despierte esas ganas de vivir adormecidas. Y, muchas veces, ese milagro ocurre cuando una mano amiga nos palmea la espalda y nos dice: "Te entiendo, yo estuve ahí"


 

Ver también:




198 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page