top of page

4 de octubre - Día Nacional del Voluntariado

Actualizado: 2 oct 2022


Cada 4 de abril se conmemora el Día Nacional del Voluntariado para agradecer a todas las personas dedican una parte de su tiempo voluntariamente y sin recibir remuneración alguna a mejorar la vida de otras personas. Desde Hablemos de Suicidio ONG nos sumamos a este agradecimiento ya que sin el trabajo desinteresado de todas esas personas que colaboran en instituciones públicas, privadas o en asociaciones civiles, muchos de los servicios que hacen más fácil nuestro diario vivir no existirían.


Sin embargo, como asociación civil dedicada a promover la ayuda mutua entre personas afectadas por el drama del suicidio queremos destacar otro aspecto importante del voluntariado del que no se habla o no se habla lo suficiente: la satisfacción de ayudar.


Muchas personas que aún no transitaron la experiencia del voluntariado se podrían preguntar: ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué esas otras personas que también están inmersas en los problemas cotidianos que tenemos todos o que tal vez lidien con problemas aún más graves que el promedio, y que en casi todos los casos tienen que trabajar largas horas en sus actividades rentadas para ganarse la vida, invierten una parte importante del tiempo que podrían dedicar al descanso, al esparcimiento o a sus propias familias en una tarea por la que no reciben nada a cambio? Lo que no se entiende cuando aún no se ha experimentado el voluntariado es que, aún cuando no se reciba dinero y en muchos casos sea necesario hacer aportes para sostener a las asociaciones civiles desde las que se brinda la ayuda, no es verdad que no se reciba nada a cambio. Muchos voluntarios sentimos que recibimos mucho más de lo que damos. Recibimos el afecto, la gratitud y el reconocimiento de las personas a las que ayudamos, pero, fundamentalmente, recibimos esa satisfacción profunda y duradera que solo ayudar desinteresadamente a otros puede darnos. También recibimos sentimientos de comunión con quienes reciben la ayuda y de pertenencia al grupo que la ofrece que colman de sentido nuestras vidas.


Después de años trabajando voluntariamente en instituciones de ayuda dedicadas a la prevención del suicidio descubrimos que ayudar nos ayuda, por eso no podemos dejar de recomendar esta actividad. Para qué más personas se sumen al voluntariado cada uno en la institución o en la tarea en la que se sienta cómodo. Pero también, en base a esta experiencia, decidimos impulsar una forma de voluntariado que no es nueva pero que aún no se ha empleado suficientemente en prevención del suicidio: la ayuda mutua.


En las instituciones de ayuda mutua todos los que participan son de algún modo voluntarios. Muchos se acercan buscando ayuda para sus propios problemas, pero desde la dinámica grupal descubren que también pueden ayudar a otros. Otros hacen el camino inverso: se acercan con ganas de ayudar, pero pronto descubren que desde el grupo también reciben ayuda. En todo caso, todos participamos del circuito de la ayuda que siempre es un camino de ida y vuelta.


Ayudar y ser ayudado son dos caras de la misma moneda. Así lo entendemos en Hablemos de Suicidio ONG. Por ese motivo no podemos dejar de agradecer a los voluntarios que movilizan aún más toda la ayuda que fluye naturalmente en nuestra comunidad.

 

Ver también:




259 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page