top of page

Cuando la libertad se convierte en condena


Cuando la libertad se convierte en condena

“David se suicidó en julio. Se encontraba en libertad pero tal como reflexionaba años atrás en el taller, el Estado no estuvo con él ni con su familia para ayudarlo a vencer su consumo problemático. Desde entonces su mamá lleva a cabo una lucha por una ley específica de adicciones, en la cual pueda intervenir el entorno cuando se está poniendo en riesgo la vida de quien lo padece. Por otro lado pone en evidencia que cuando los detenidos salen en libertad, ¡No hay nada ni nadie!


David fue uno de los fundadores de la revista allá por el año 2012. Él dibujó por aquel entonces nuestro logo…la flor de loto, el cual significa que aún en las peores circunstancias podía nacer algo hermoso como nuestro taller…Hoy lo recordamos con uno de sus escritos que visibiliza las posibilidades reales que se encuentran del otro lado del muro para quienes tengan antecedentes. 


¡Nunca te voy a olvidar, David Maurig!¡Te quiero! 


Gisela Honorio”


fragmento e Imagen extraída de la Revista: “Pensando en Voz Alta”


Revista con redacción a cargo de los alumnos del CENS Nro. 24 del Penal de Devoto y edición y coordinación por la Prof. Gisela Honorio.


Esta edición estuvo dedicada a David Maurig, un alumno del penal que se suicidó al salir en libertad.

 

Yo no conocí a David pero, a través de sus escritos y de esta reseña en la revista, a modo de reflexión, quiero destacar la importancia que tienen en la salud física y mental ciertos espacios en dónde (aún estando en el peor lugar donde una persona puede estar) hay posibilidades de que nazca un proyecto, una motivación y la importancia de contar con personas que crean en vos. 


Ese espacio y esas personas, en el caso de David, eran la escuela y el taller de libre expresión. Imagino que esos lugares le daban la confianza para creer que podía modificar su vida, dejar el consumo problemático y sentirse seguro al ser contenido y escuchado, en lugar de juzgado.


Al salir en libertad, nuevamente volvió a una situación de soledad y desamparo y ahí, cuando los amigos y/o la familia no saben o no pueden ayudar, el Estado tampoco estuvo. David tomó una decisión drástica e irreversible que seguramente se podría haber evitado. 

 

Ver también:





76 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page