top of page

Aprendizajes de la psicología positiva para prevenir el suicidio




No hay duda de que la discusión pública sobre salud mental viene ganando terreno en las últimas décadas. De ser un tema tabú y vergonzante hace solo unos años pasó a ocupar un espacio propio en los medios masivos de comunicación y en las conversaciones cotidianas. Es cierto que los trastornos más graves siguen generando incomodidad o rechazo. Aún falta mucho recorrido para que las enfermedades que afectan la mente y a las emociones se traten con la misma naturalidad que mostramos para aquellas que comprometen al cuerpo.


Sin embargo, comprendimos que salud mental no es solo no sentirse mal, es también sentirse mejor, y que ocuparnos en esta tarea cotidiana aún frente a las cuestiones leves es la mejor manera de prevenir males mayores. Es también la mejor estrategia para prevenir el suicidio. En lugar de esperar a que los pensamientos suicidas aparezcan, fortalecer nuestro sistema emocional para que, pese a los inevitables sinsabores de la vida, el pensamiento suicida nunca llegue.


Surge así lo que hoy se conoce como psicología positiva, que no pone el foco en la enfermedad sino en los recursos y las fortalezas para así promoverlas.


La psicología positiva despertó tanto interés en el público que se transformó en un género literario y en una especialidad periodística. Los libros de autoayuda y los artículos sobre bienestar se multiplicaron en las últimas décadas. Cabe preguntarse, sin embargo, cuántos de estos “consejos para estar mejor” realmente son aplicados en nuestra vida cotidiana. Por eso nos parece interesante un resumen que Anton Corbijn hizo para la revista Vogue sobre 8 recomendaciones que a ella le resultaron realmente útiles:


1- No es egoísta cuidarse uno mismo

Yo podré ayudar en la medida de cómo me encuentre. Si no estoy bien, no tengo nada para dar.

Sara Noheda


2- Preocuparse por todo no significa estar haciendo lo correcto.

Cuando la preocupación es excesiva, te lleva al bloqueo en vez de a una respuesta eficaz

Ana Gutiérrez Laso


3- No estamos condenados a los pensamientos negativos

Se puede aprender a ser positivo, pero hay que esforzarse y ser constante para conseguirlo.

Blanca Tejero Claver


4- No necesito hacer todo y ni todo bien

Los fracasos son peldaños de éxito. ..Aprender a detectar lo que no tiene que pasar de hoy y lo que puede dosificarse durante la semana ayuda mucho

José Elías


5- La autoestima es un trabajo de equipo

Hacerle saber todos los días a quienes nos acompañan en el camino de la vida cuanto los apreciamos y valoramos y a su vez aceptar sus cumplidos es un refuerzo necesario para cultivar la autoestima propia y la de nuestros seres queridos.


6-Tratarnos a nosotros mismos con respeto y afecto

modificar la manera en la que nos tratamos a nosotros mismos tiene la capacidad de modificar nuestro estado de ánimo.

Jesús Matos

7- Pensar menos para vivir mejor

Rumiar demasiado sobre nuestros pensamientos siempre es un gasto inútil de energía y en ocasiones podría llegar a ser una tortura.


8- Hablar de lo que nos pasa y de lo que sentimos al respecto

“Compartir nuestros sentimientos y emociones nos ayudará a gestionarlos y regularlos mejor”

Ana Gómez de Escauriza


Sabemos que estos y otros aprendizajes de la psicología positiva no siempre resultan fáciles de llevar a la práctica, que hacerlo requiere trabajo y mucha práctica. Pero también sabemos que el esfuerzo vale la pena. Hacerlo en nuestra propia vida y promover desde el ejemplo estas actitudes en nuestros círculos cercanos, sin duda mejorará nuestro bienestar y el de nuestros seres queridos y hará que todos estemos mejor protegidos frente al riesgo de suicidio.


Fuentes

 

Ver también:




177 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page